En esta ocasión os queremos mostrar un proyecto que ha sido todo un reto para nosotros; nada menos que una caja para un reloj de pulsera.

Como todos sabéis, el mundo de la relojería es exigente ya que las partes que forman estas piezas de joyería son de un tamaño muy reducido y las tolerancias dimensionales que se permiten para que todo encaje y funcione “como un reloj” son de centésimas de milímetro. Por esta razón, en el momento que Deoro Joyerías nos propuso replicar una caja rota de policarbonato de un modelo descatalogado, nos pareció un reto interesante en el que poner a prueba nuestra capacidad de crear piezas con una exigencia de detalle tan elevada.

Con la caja rota en nuestro poder y la única ayuda de un calibre analógico, nos las arreglamos para obtener un modelo CAD exactamente igual que la pieza original en pocas horas. En este caso decidimos imprimir la pieza en SLA, por lo que tuvimos que elegir la resina más adecuada para este proyecto. Finalmente nos decidimos por la Deep Black de FunToDo, ya que ofrece muy buena resistencia al impacto a la vez que proporciona un color negro completamente opaco.

Tras un par de pruebas de impresión con sus respectivos ajustes para que todo encajase a la perfección, teníamos la pieza definitiva en nuestras manos. Lo único que faltaba era darle el acabado brillante de la caja original, ya que las piezas impresas en resina tienen un acabado mate. Para ello utilizamos la pulidora de joyería profesional de nuestro cliente, con la que se consiguió un acabado prácticamente idéntico al del policarbonato pulido. Tras volver a ensamblar el reloj en su nueva caja, sólo faltaba esperar que el cliente quedase casi tan contento del resultado como nosotros.